<< Capítulo anterior 

Salimos a la ruta desde Playa Girón, con un boleto de bus que más que boleto era un ticket de supermercado totalmente perdible. Nos dispusimos a esperar con la dudas que cualquiera tendría: Pararía el bus por nosotras? . Afortunadamente así lo hizo. Prevenidas por internet, llevábamos abrigos ya que el aire acondicionado en estas flotas de buses suele ser algo torturante. Si, hace calor en Cuba, pero no se si tanto como para tan exagerada refrigeración.

Nos separaban 175 Km de Trinidad, la tercera villa fundada por los españoles en Cuba. Trinidad es Patrimonio de la Humanidad declarada por la Unesco . Pero era la Música la promesa que guiaba nuestros pasos hacia allá ,más que sus casas y calles de la época de la colonia, teñidas de fuertes colores. Descansamos en el bus, y apenas llegamos y nos acomodamos en una casa particular que nos ofrecieron en la misma terminal, tiramos las cosas sobre la cama y salimos a recorrer.
 Trinidad desde el primer vistazo nos brindó todo lo que esperábamos: colores, música y el previsible asedio de los vendedores. Y es que teníamos una inocultable pinta de turistas, y la infaltable cámara en mano. Lo más ofrecido: alojamiento y gastronomía, y si no respondíamos en un idioma, llegaban a ofrecernos hasta en cuatro idiomas diferentes los servicios. Pero de la alegría que tenia encima no llegaban a perturbar mi estado de excitación crónico que cargaba en cada paso que daba.
Plaza Mayor
 Caminamos contorneando la Plaza Mayor, visitamos las escalinatas de la entrada a la Casa de la Música, recorrimos sus calles de adoquines y tonos variados,vimos turistas por doquier y música sonando en cada rincón.
Como aún era de día nos animamos a subir la Loma de la Popa , desde donde vigila recia pero a su vez vulnerada por el tiempo, la Ermita de Nuestra Señora de la Candelaria . Sentadas en un relieve de lo que quedó de ella, nos dimos una panzada visual de la ciudad de Trinidad. Y como el sol aún persistía, decidimos subir un poco más, enviciadas como estábamos de tanta lindura. 
Ermita de Nuestra Señora de la Candelaria
Llegamos a una antena de la radio local, donde su vigilante ,algo curioso por nuestra visita salió a recibirnos. Era un joven super simpático, que luego de unas pocas palabras ya nos invitaba a subir al techo de la construcción, para que pudiéramos ver el valle de los ingenios. Al principio dudábamos, ya nos veníamos curtiendo (mal) en que nos quieran cobrar por todo, pero cuando aflojamos con la desconfianza, subimos despreocupadas al techo. 
Valle de los ingenios
Ese chico nos regaló el atardecer mas feliz del viaje. Yo tenía un poco de miedo porque corría mucho viento, pero la vista del valle, las montañas, la ciudad de Trinidad y el sol atardeciendo sobre ella, además de la hospitalidad de nuestro anfitrión me hicieron emocionar un poco , debo confesarlo.

Atardeceres de pelicula
Luego bajamos y una vez en nuestro hospedaje comimos una rica cena de pescado junto a Meta, otra viajera solitaria con la que compartiríamos el cuarto. Volvimos a la ladera de la montaña pero esta vez para cachenguear un poco: fuimos a la Disco “Ayala” una discoteca enclavada en una cueva , cosa curiosa si las hay!. Muy linda la infraestructura, pero al ser día de semana no había mas que turistas y acosadores de turistas. Un personaje se nos pegó toda la noche al punto de no dejarnos ir ni siquiera al baño solas y nos disputaba con otros personajes de su estilo, aún no imaginamos porque motivo o razón, pero de índole monetaria, claramente. 
Disco Ayala, en una cueva!
Bailamos como locas, “como si nadie estuviera viendo”, yo sacudiéndome todas las ganas que traía de hacerlo y dejándome poseer por cada instrumento que sonaba, hasta que el lugar cerró. 
Y como aún traíamos muchas ganas de seguir, fuimos a una especie de bar que era más bien un cuadrado con cortinas de flores sobre cada pared. Allí había mas gente, o el amontonamiento nos hacia creer eso. Nos habíamos cruzado con dos chicos españoles en el camino que se unieron a nuestra misión de continuar con el baile. Pero más que baile, encontramos tragos . Y otro par de vivillos que se reían y comentaban en castellano sobre una “gringa” a la que aseguraban “ le sacarían toda la fula(dólares)” . Como la “gringa” en cuestión estaba a su lado, quise hacer un acto de justicia y explicarle en inglés que tenga cuidado. Eso motivo el enojo de los dos vivillos que vinieron a increparme un tanto agitados. Sabiendo que jugaba de visitante y no queriendo agrandar el conflicto, desestimé sus palabras y me dediqué al mojito.
 Terminaba la noche y no recuerdo porque no separamos con Tania. Cuando iba regresando a la casa, otro episodio bizarro se me presentaría. Un señor que venía caminando cerca mío resolvió bajarse el cierre de su pantalón y “acariciar su miembro” (por así decirlo) mientras caminaba paralelo a mí. Yo aceleré el paso y el también, le grité un par de improperios pero no desistía de su actitud. Le dije que le tiraría una piedra y dijo que el me tiraría otra. Entonces grité en una forma muy peculiar aguda y sonora que atraería la atención de cualquiera y el tipo se fue corriendo. Hay policías en moto dando vueltas por el centro de Trinidad, así que asumí que no se arriesgaría a ser detenido. Aquí hay leyes de protección al turista muy severas hacia los cubanos. Así que luego de tantas emociones me fui a dormir.
Trinidad prometía y venía cumpliendo.Y aún nos faltaba mucho.


Pueden ver todas las fotos de este viaje en el Album de fotos de Cuba en Facebook.

Datos útiles
-Horarios de buses: Página web de Viazul . también funciona la empresa Astro, con horarios  un poco menos confiables y con la posibilidad de pagar en pesos cubanos.
Disco Ayala: Para llegar hay que subir la colina y se ve su entrada del lado izquierdo. Es una cueva, literlamente asi que miren a la izquierda y abajo para encontrarla.
Costo alojamiento: 15 Cucs la noche en Cuarto compartido entre tres personas ( año 2009)


Redes Social

Eliana | Dar vuelta al Mundo

Soy Eliana y tengo un problema grave de curiosidad infinita. Soy autodidacta en mil cosas a medias, pero pongo todo mi corazón en viajar, escribir y emprender.
Redes Social

Latest posts by Eliana | Dar vuelta al Mundo (see all)