Capítulo anterior

Después de una escala de vuelo eterna me quedé en Costa Rica!

Caminando por San Jose de Costa Rica

Resulta que después de mucho esperar, a una hora de salir el vuelo, hicieron el anuncio tan esperado: “Este vuelo fue sobrevendido, Al ser pasajes flexibles, ofrecemos gastos pagos de hotel , comida y traslados para quienes elijan volar en el vuelo de mañana, además de un voucher por U$S 300 válido por un año”. Por un momento dudé (tenía muchas ganas de llegar a La Habana ya) Pero después dudé de mi duda : Que estoy dudando por dios!! Fui y acepté la propuesta.

 Hubo señales anteriores de que Costa Rica estaba reclamando que la visite. Mi compañero de asiento del avión me decía: “te quedas en San José? ” Y yo le decía que no, que seguía hacia La Habana. El chico insistía: “Ay q lástima, porque es muy lindo San José, lo podes recorrer en un día” Yo: “ni me lo digas!”, me daba pena estar en un país nuevo, pero encerrada en un aeropuerto sin poder conocerlo. Después, en el justicieramente discriminador saloncito de fumadores conocí a Lory, una “tica” “Pura vida” que me repitió que podía recorrer San José en un día, que tenia museos muy lindos. Además estaba media harta del aeropuerto de Alajuela. Ya había dormido, paseado, puteado, leído, Hice todo lo que se puede hacer en un Aeropuerto. Al aceptar la propuesta de quedarme hice los llamados pertinentes y luego me fuí al hotel cinco estrellas por el cual jamás hubiera pagado, con mis Vouchers de cena y almuerzo, y desayuno incluido. Me bañé luego de descifrar como funcionaba la llave del agua, Se me cerraban los ojos del sueño, Que día mas largo! Era la una de la madrugada en Buenos Aires y ahí recién eran las ocho de la noche.

Me fui a cenar a “Rosti Pollos ” Un lugar más lindo que lo que puede connotar en Argentina su nombre,. Comí Chalupas de pollo (pollo, tomate, lechuga y pure de frijoles- negro y hecho pure, im-pre-sio-nan-te) Con Yuquitas (una especie de papa que no conocemos allá en el sur) unas quesadillas con cebolla sumergida en no se qué pero que estaba muy  rico y una salsa que fué la primera que probé y creí que me prendía fuego por dentro. Para contrarrestar eso, refresco de Cas, laprimera de las muchas frutas delas que no disponemos y que disfrutaría en todo el viaje.  Me tomé dos. Salí de ahí y depuro curiosa entré a un Casino “Fiesta” frente al hotel. Estaba tocando una banda de salsa muy buena y el casino ponía a disposición de los clientes unos muy buenos bailarines. Que buena idea y que bien que bailaban! Aunque no bailé con ellos, estaba muerta. Luego Internet y a dormir en una super cama.

Al otro día un desayuno en el que probé de todo. Café con leche Brito,  muy rico , me llevé muestras gratis, pan lactal que tosté yo misma, queso, mermelada de fresas (deliciosa) y otros dos panes de diferentes forma y sabor, un Muffin que era tan rico que le perdone que tuviera pasas de uva y un jugo de fresas o algo parecido. Para el camino a San José me llevé una mandarina y una granadina ( solo porque me intrigaba como era)

Fui hasta el aeropuerto dejando mi mochila en el hotel, tomé un bus local por cuatrocientos veinte colonos y me vine a recorrer museos básicamente. En el Museo Nacional saqué miles de fotos y me conocí toda la historia de Costa Rica.  Brindan un cincuenta porciento de descuento por ser estudiante, en ese momento fueron U$S 3 los que pagué. Había un jardín con mariposas del Valle Central, que no se quedaban quietas y me imposibilitaron sacarles fotos. Hay muchas cosas de aborígenes y de colonos, de chamanes y de la historia propia del museo, que solía ser un cuartel . Al salir de ahí fui a descansar un ratito a una plaza a comerme mi mandarina.

Me gusta sentarme y mirar cuando estoy de viaje. Recuerdo que me llamo mucho la atención alguna ropa femenina: muy vistosas,  botas altas y polleras, aros grandes y tacos altísimos.  Y muchas chicas muy lindas que sabían lucirla muy bien, casi ostentando su femeneidad.Me distrajo un pájaro que más que cantar me esta asustando desde el árbol frente a mi esta pegando gritos afónicos. Me fuí al Museo del Oro.

Museo del Oro

Ahí, nuevamente tuve descuento por ser estudiante, (dos mil quinientos colonos) aunque pagué con tarjeta de crédito porque la cola para cambiar plata, en la calle peatonal era larguísima. El museo tiene tres pisos o niveles y son en realidad dos museos, el Museo del Oro y el Museo de la Moneda. Se muestran reliquias aborígenes y fotos explicativas de sus costumbres ( que incluyó un tucán en plena cocción)  Dejar la mochila no es optativo, aclaro.

Salí de ahí, me fui a comprar música, me quede con ganas de comprarme artesanías. Pero imposible sin haber cambiado moneda. Después me volví en el bus a Alajuela y me fui a comer a Rostipollos de nuevo. Esta vez fue Tico Taco de pollo (Un taco de pollo con repollo, valga la redundancia)+ Yuquitas + pico de gallo (ensalada de tomate y cebolla) Obviamente acompañado de un refresco de Cas, mi nuevo y fugaz vicio. Terminé y para hacer tiempo me fumé un cigarrillo. Pensando en que lejos estoy y ubicándome mentalmente en un mapamundi. Me parece increíble estar yendo a Cuba. Seguí sonriendome como loca de solo pensar: Mierda! Estoy en Costa Rica!

Esculturas en las calles

Fui a buscar mi bolso al hotel. Antes de salir el conductor de la camionetita que me lleva al aeropuerto me hace señas de que me espera, otro señor me carga la mochila y yo aprovecho para matarlos a preguntas (sobre el lugar, el clima, el turismo, la calidad de vida, todo lo que se me ocurrió en los breves minutos de viaje) Llegué al aeropuerto y había una tasa por salida o algo así. Como la aerolinea me pagaba todo fui a preguntarle a una empleada a ver si eso estaba incluido, le comente mi situación de “Voluntaria en tránsito” y me dijo que no tenia que pagar y que probablemente para el vuelo de hoy necesiten voluntarios también. Que me anotara y tendría USS 300 mas a favor,. Ayy nooooo que dilema! Yo pensaba en mis siguientes vacaciones, pero no sabría si podría ser nuevamente voluntaria hasta ultimo momento. Así que ingrese rápido y con la dudota en mi cabeza. Que hago??? Termine decidiendo que si se daba la oportunidad me quedaba y mentalmente modifique mi itinerario en Cuba acomodándolo a la buena nueva, aunque la verdad ya tenía unas ganas de pisar Cuba que no daba más. Despues de dar varias vueltas al ya recorrido aeropuerto me dispuse a dormir . Al despertarme recordé que tenía la granadina en la mochila ( fruta difícil de comer si las hay, tan rica como complicada) Pasee de nuevo, comí chocolate de nuevo, bebí café de nuevo. Me puse a hablar con un vendedor un rato, Fui a mi puerta, espere el anuncio, al cual no iba a poder negarme. Me aburrí por adelantado pero el anuncio nunca llegó. 

Cuando empezamos a abordar el avión volvió mi ansiedad. Literalmente empujaba gente, juro que no lo podía controlar, mi cuerpo lo hacía solo, era como si no pudiera controlar mi torso. Cuando llamaron a los de clase ejecutiva yo ya estaba en la cola. Mi asiento en el avión no podía ser mejor. Había elegido ventanilla desde ayer. Ahora tenia dos ventanillas, estoy sobre el ala y con la pantallita enfrente. (Gracias equilibrio universal) Bueno, esta espera se me hizo larguísima, en especial por el aporte de un bebe llorón. Al lado mío se sentó un Cubano que sospecho que no me habla porque debe intuir que al mínimo gesto de comunicación le voy a quemar el cerebro a preguntas. Un señor le pregunto al empleado de la aerolínea:-“Mozo, cuanto dura el vuelo”- Y el tripulante lo corrigió “tripulante de cabina, señor” . Anotado. Ya llegando a San Jose yo venia mirando nubes y escuchando “What a wonderful World” Sublime.  Y en el viaje a la Habana me puse a ver CSI porque muero muero muero de la ansiedad. Viajar de noche en avión es más aburrido, las lucecitas de la ciudad te entretienen por unos momentos, pero depués es toodo negro y chau diversión. A los 15 minutos de viaje este avíon se movió mas que los anteriores dos vuelos juntos.

Les confieso algo, tuve una problema de “locación mental” en Costa Rica. Mentalmente para mi estaba en una isla debajo de Cuba. Entonces en el museo veía el mapa real de Costa Rica y no me cerraban las cuentas. Mentalmente estaba convencida de que estaba en Puerto Rico hasta que no ví ese mapa

Y finalmente Llegue a La Habana !!!!!

Datos útiles
Que hacer: Recomiendo el Museo Nacional de Costa Rica en San José. Aquí les dejo el link para informarse sobre sobre tarifas, horarios y demás 
– Para información sobre el Museo del Oro, no me pidan un copy paste, paséense por la Web del Museo del oro
– Nuevamente, deberán acreditar su condición de estudiantes mediante la tarjeta ISIC


Pueden ver todas las fotos de este viaje en el Album de fotos de Cuba en Facebook.


Redes Social

Eliana | Dar vuelta al Mundo

Soy Eliana y tengo un problema grave de curiosidad infinita. Soy autodidacta en mil cosas a medias, pero pongo todo mi corazón en viajar, escribir y emprender.
Redes Social

Latest posts by Eliana | Dar vuelta al Mundo (see all)