La gastronomía al viajar, es un viaje en sí misma. Para mí no es sólo una experiencia del momento, sino que la disfruto más al oler/probar un ingrediente de pasada , en un lugar que nada tiene que ver con el lugar original donde lo probé. Y retrotraerme a ese momento y a las sensaciones que se me regalaron en esa esquinita del mundo. Me pasa con el cilantro y la sopa peruana, o el limón confitado con sal y los tajines.

En Marruecos tuve la oportunidad de probar comidas cuyo gusto no encajaban en el espectro de lo reconocible por mi paladar. ¿A que me refiero? A pinchar algo con el tenedor, y no tener la más pálida idea de que esperar recibir, y que la forma del alimento no dé ninguna pista tampoco.

Sin más preámbulos, aquí les dejo mis preferencias en comidas marroquíes:

1-Sopa de Caracol (Hey!)

Los puestos de comidas de la plaza central de la ciudad de Marrakech, la Yamaa el Fna , son la oportunidad perfecta para empezar a recorrer la gastronomía del país. Al caer la tarde , ¡crecen los puestos!

Si aún es muy temprano para cenar, pueden empezar con algo livianito: Sopa de caracoles ( o hawcha en bereber) : Los caracoles no son una comida muy habitual en mi país natal por lo cual para mí fue difícil dar el primer paso y más difícil aún el segundo, cuando el gelatinoso caracol se negaba a bajar por mi esófago en un intento de mi cuerpo de negarse a continuar la aventura gastronómica.

Al parecer la sopa de caracoles es más típica en la región norte del país. Y no es la única opción en la plaza Fna. Brochettes/pinchos de todo tipo de carne y verduras, masas dulces con miel o cabezas de cordero , demuestran que hay variedades para todos los gustos.

Y si quieren una recomendación extra , pueden tomar una bebida en alguno de los restaurantes que tienen primer piso y ver cómo va adquiriendo vida de a poco la plaza.

Sopa de Caracol

Sopa de Caracol

2- La Pizza Bereber o Madfouna

En nuestro camino al desierto de Merzouga, hicimos una parada técnica a llenarlos las barrigas y escuchar buena música. El plato a degustar esta vez fue la regionalmente famosa pizza bereber. A primera vista podría parecernos un pan relleno, pero al probarla …lo comprobamos. Bueno, si , es básicamente un pan relleno hecho con harina de trigo, carne, huevos y especies varias. ¡Pero vale la pena probarla!

El lugar más recomendado para comer una Madfouna parece ser el mercado de Rissani. Y ya que andan paseando por el lugar no se pierdan el parqueadero de burros, comprar especias del color y sabor que se les ocurra o animársele a la carne de camello.

Pizza bereber

Pizza bereber

3-El famoso Tajin

Este plato debe ser el más conocido de los platos marroquíes. Creo que en cada ciudad que pise, probé una variedad de Tajin. Y es que todas son igual de intensas pero diferentes: hay tajin de pollo con limón confitado y aceitunas, de cordero y ciruelas pasas, de ternera y vegetales y miles de combinaciones más. Básicamente se trata de un estofado cocinado a fuego muy lento, en un recipiente especial hecho de barro cocido que mantiene el calor durante la cocción. No es una comida livianita por así decirlo, así que si van a probarlo, siéntense con hambre a la mesa.

El mejor lugar para comerlo: ¡Todo marruecos!

4-Té de menta.

Difícil dejar para lo último lo mejor porque muchos de estos ítems encabezan mi lista y no puedo decidir cual me gustó más. Pero el té de menta es de las cosas más ricas que probé en todos mis viajes.

La receta no es secreta ni inimaginable. Pero no porque pongas te , menta y azúcar en una taza vas a lograr los mismos resultados. Y tampoco es lo mismo una premezcla que los ingredientes naturales. En su apuro por servir a mayor cantidad de clientes, algunos restaurantes grandes en Marruecos usan una especie de premezcla que estropea la sutileza de un buen te típico Marroquí, Si sólo probaron de este tipo, no dejen el país sin probar uno bien hecho. Los te con menta más ricos que probé fueron en casa de nómades en el desierto o en pueblos remotos donde las tradiciones se mantienen más arraigadas. Y una deliciosa variante fue tomarlo con leche tibia. Ahora es prácticamente el único tipo de té que tomo.

Te de menta Marroquí

Te de menta Marroquí

Bonus track: Comer al caer el sol durante el Ramadán

Cuando estuve en Marruecos, coincidí con el Ramadán. Yo no estaba obligada a practicar el ayuno, pero por respeto intenté fuertemente ser parte de él. Lo que no me esperaba era el festín que se dio una vez llegada la ruptura del ayuno ( con la caída del sol)
Todos los amigos de mi couchsurfer , después de rezar, se reunieron en una mesa que ofrecía opciones tan diversas como huevo, masas fritas bañadas en miel, yoghurt, jugo , tajin de ternera, panqueques y dátiles. Y aunque ya no podía comer más, me alentaban a que siguiera. Fue mi última noche en Marruecos y puedo decir que tuve le gusto de tener la mayoría de los platos más típicos reunidos en una sola mesa. Después tuve que rodar hasta el aeropuerto pero valió la pena : D

Estas fueron algunas de las delicias que probé en Marruecos. El país tiene mucho más para ofrecer, en especial para los más curiosos. La Gastronomía es solo una de las formas en que este país te arrebata los sentidos. El mejor consejo que puedo dar es no se nieguen a si mismos a animarse a nuevas experiencias ( de todo tipo): somos lo que comemos, y probar la gastronomía local es una forma más de conocer a un país y a su gente. Lo malo es después no poder replicar esas recetas en la cocina de casa. Créanme , lo he intentado.

Ahora cuéntenme ustedes ¿que fue lo más rico que probaron en Marruecos?

Si querés viajar a Marruecos, escribíme y te unís al próximo itinerario de PSP Travel .

Redes Social

Eliana | Dar vuelta al Mundo

Soy Eliana y tengo un problema grave de curiosidad infinita. Soy autodidacta en mil cosas a medias, pero pongo todo mi corazón en viajar, escribir y emprender.
Redes Social

Latest posts by Eliana | Dar vuelta al Mundo (see all)