La capital británica es uno de los destinos turísticos más populares, no solo en Europa sino en el resto del mundo; y tanto la han explotado comercialmente en el cine y la televisión, que no es de extrañar que haya pasado por tu mente desear visitarla en algún momento. Hoy queremos apoyar esa idea y decirte algunos tips para que cumplas esa ilusión con base en la experiencia de otros viajeros, así que no esperes más y ¡toma nota!

Documentos necesarios

A pesar de que tengas muchas ganas y el dinero suficiente para costear tu viaje, aún podrías necesitar algunos requisitos legales para poder entrar en el Reino Unido. Si posees la ciudadanía de la Unión Europea, puedes hacerlo con tu identificación o pasaporte, pero si no, debes verificar en el sitio web del Gobierno de Inglaterra y verificar si necesitas visa para ingresar o no.

Del mismo modo, ten en cuenta reunir documentos que pudieran pedirte en cualquier momento, como pruebas de que tienes tu viaje cubierto (fondos para hospedaje, pasajes de regreso, cartas de invitación, etc.)

Cambio de moneda

Si no pudiste cambiar tu dinero a Libras Esterlinas antes del viaje, no te preocupes porque hay manera de hacerlo luego de llegar. Sin embargo, como no en todos los sitios aceptan pagos con tarjetas, el efectivo es necesario. Nuestro consejo es que no lo cambies en el aeropuerto, pues las tasas son excesivamente más costosas que en las casas de cambio o en los bancos de la ciudad .

Planifica tu itinerario con antelación

La capital de Inglaterra es una ciudad grande, así que tendrás que organizar tu itinerario en función de las actividades que quieras hacer allí. Pero para que tengas tiempo de visitar todo lo que tienes en mente, te aconsejamos empezar por lo básico, es decir, conocer la zona de Westminster (casco histórico de Londres), que es la más fácil y rápida de recorrer.

También puedes aprovechar tu estancia para hacer una o varias escapadas a los sitios aledaños. Para ello, podrías rentar un auto en portales como Miles Car Rental, que te ofrece buenos precios y vehículos de variada gama, para que puedas trasladarte a cualquier distancia sin complicaciones. Lugares como Cambridge y Oxford pueden ser recorridos en un día.

Clima cambiante

En Londres hay exceso de humedad y eso provoca que haya variaciones climáticas casi todo el tiempo, así que no es de extrañar que en un momento salga el sol y a los pocos instantes empiece a llover como si no hubiera mañana. Para ello, nuestro consejo es estar siempre equipado con botas de caucho, sombrilla y capa. Asimismo, unas gafas de sol, protector UV y una barra de manteca de cacao para labios, te protegerán en los momentos más calurosos.

Nota: si quieres evitar el clima frío, es más probable que sea escaso desde marzo hasta agosto.

Comida

Puede que en esta ciudad consigas alimentos demasiados costosos y te duela gastar tus viáticos solo en ellos. Para ahorrarte unas cuantas libras en este apartado, te aconsejamos ubicar supermercados y pedir un meal deal, que está generalmente integrado por sándwiches de proteína con ensalada, una bebida y un aperitivo. Su costo no es tan elevado como el de un platillo de restaurante y te aseguras de comer algo más nutritivo que frituras y dulces.

Asimismo, hay muchos sitios en Londres donde puedes conseguir una especialidad local de comida rápida y frita llamada “fish and chips” (pescado y papas), que no es tan costosa. Además, si quieres comerla como los lugareños, pídela con un chorrito de limón y vinagre.

Transporte

El metro y los autobuses son el medio más común para movilizarte dentro de Londres. En el aeropuerto puedes comprar la Oyster Card, una tarjeta prepagada que sirve para tener descuentos de hasta 50% en ambos. Lo mejor es que puedes recargarla en varios puntos de la ciudad y, al regresarla, te reembolsan tanto el costo de la ficha como el dinero que no consumiste.

También puedes apelar a los taxis, aunque son un poco costosos. No obstante, te pueden salvar en un momento en específico, como cuando empieza repentinamente a llover y no estás cerca de una estación o parada.

Por otro lado, si eres de los que prefiere su espacio, hacer mejor uso de su tiempo y no soporta el ajetreo del transporte público, rentar un auto es la mejor opción. Conseguir tu vehículo alquilado te puede ser muy útil si quieres visitar, no solo los sitios más emblemáticos de la ciudad, sino también los aledaños a esta. Además, si piensas ir de compras en más de un sitio el mismo día, podrás dejar tus paquetes dentro del auto y así no tener que cargar con ellos o, peor aún, devolverte hasta tu alojamiento varias veces para dejarlos.

Nota: a diferencia de América, en Inglaterra se maneja por la izquierda, así que debes estar atento a este punto. De igual modo, si eres peatón, debes estar muy pendiente de mirar siempre hacia el lado derecho antes de cruzar las calles.

Planifica tu itinerario con tiempo

Londres es una de las ciudades europeas más grandes y no todos los turistas que van alcanzan a recorrerla completamente en su visita. Para que eso no te suceda, tómate el tiempo de armar rutas para que ningún sitio de tu interés se quede por fuera. Aquí te decimos cuáles son los imperdibles en tu primera visita: el London Eye, el Parlamento de Londres y el Big Ben, el Palacio de Buckingham, la Abadía de Westminster, la Tower Bridge y la Catedral de San Pablo.

Planes gratuitos

A pesar de que la capital británica tiene fama de ser costosa de visitar (¡ni hablar de vivir ahí!), existen tours gratis para los viajeros (en los que únicamente pagas una propina a los guías y debes reservar tu cupo), además de que hay muchos museos que no cobran entrada, algunos de ellos son: el British Museum, el Natural History Museum, el Victoria and Albert y el Museum of London. En cuanto a los tours, te recomendamos el “Londres imprescindible” y el “Londres Antiguo”.

Cargadores no compatibles

En Inglaterra, el voltaje es de 240V a 50Hz, 10 voltios más que en otros países de Europa, y 130 más que en Latinoamérica, de modo que debes adquirir un adaptador internacional (cuestan menos de 20 euros). También te darás cuenta de que la gran mayoría de los enchufes son de tres ranuras, sin embargo, habrá alguno de dos y podrías creer que no pasará nada si conectas tus gadgets, pero es mejor no hacerlo. Utiliza siempre el convertidor para evitar accidentes

Tarjetas turísticas

Existe un pase llamado London Pass, con el que puedes obtener descuentos en tu viaje a Londres. Este incluye el Visitor Oyster (para transporte), que es una tarjeta similar a la Oyster Card. La diferencia es que la primera debe ser adquirida antes del viaje, sirve para obtener descuentos en restaurantes y atracciones, pero no se reembolsa el dinero no consumido como ocurre con la segunda. Por su parte, la Visitor Oyster, como su nombre lo indica, es exclusiva para visitantes

El London Pass es una buena opción para quienes quieren visitar muchos sitios en poco tiempo o quienes viajan con niños (no se hace tanta fila en algunos sitios), pero si tu plan es ir a lugares en específico y sin límite de tiempo en la ciudad, tal vez no sea tan necesario adquirirlo.

Ahora que conoces las claves más importantes para volver más fácil tu primer viaje a Londres, no puedes dejar de ponerlas en práctica para que sea una experiencia exitosa. Recuerda siempre planificar con tiempo, ahorrar en gastos superfluos y ser precavido, para que los percances que pudieran surgir no arruinen tu momento.

Redes Social