¿Algún fanático de los mapas en la sala? Este artículo los va a sorprender. Quienes aman los viajes como yo, disfrutan de armar sus itinerarios en ellos, soñar planificando y luego ir marcando en ellos el sendero de nuestras pisadas. Yo, en cada lugar que habito por algún tiempito , no puedo evitar tener un mapa pegado en la pared. ¿Pero que me dirían si les cuento que el mapa que venimos usando desde que éramos púberes en nuestras escuelas no son del todo correctos?

Para representar la superficie de la tierra se utilizan “Proyecciones” que buscan reflejar el tamaño, las formas y las distancias de los continentes. La más aceptada desde siempre es una proyección cartográfica cilíndrica del siglo XVI cuyo nombre es “Proyección Mercator” . Esta ofrecía un modelo del mundo que no respeta las relaciones entre áreas para diferentes latitudes y cuyo fin no iba más allá de ser apto para la navegación. Como resultado de su uso, se exagera el tamaño de los territorios cercanos a los polos y se representa la tierra de una manera un tanto “irreal”. Pero veamos el mapa y les cuento más.

Proyeccion Mercator

Proyeccion Mercator

Esta proyección es la que utilizan en la web GoogleMaps, OpenStreetMap y BingMaps por ofrecer algunos ejemplos. Si nos ponemos un poco minuciosos, podemos comprobar los siguientes errores.

El tamaño SI importa:

Observen en el mapa el territorio ocupado por Groenlandia y por África. Ahora díganme, como puede ser que si Groenlandia tiene 2,1 millones de km2 y África 30 millones de Km2, en el mapa Groenlandia parece mucho mayor? ¡África es catorce veces mayor que Groenlandia!

Ahora fíjense como los cuadrantes formados por paralelos y meridianos parecen rectángulos y no cuadrados mientras más cerca estén los países al Polo Norte y Sur. Esto hace que los países cercanos al Ecuador parezcan mucho más pequeños en comparación con el resto.

O Alaska parece tener una superficie similar a Brasil cuando en realidad podría caber cinco veces en el país sudamericano.
Italia se muestra con un tamaño igual al de Somalia, cuando este último es dos veces mayor. Y Suecia parece ser dos veces más grande que Egipto, cuando lo real es exactamente lo contrario.

Si comparamos las superficies de Europa y Sudamérica, ambas parecen similares, cuando en realidad Europa ocupa una extensión de 10.530.751 km cuadrados contra los 17.824.296 km cuadrados sudamericanos.

Por otro lado, los países están sospechosamente mal ubicados. Europa y Norteamérica deberían estar más en el norte de lo que realmente están, y aparecen cómodamente situados en el centro del mapa.

¿Cuestión ideológica?

La proyección Mercator y su sospechosa aceptación mundial hasta nuestros días, fue señalada muchas veces como Eurocentrista. Su utilización siglos atrás estaba relacionada con mostrar un mundo cuyo centro eran Europa y Estados Unidos, una tendencia colonialista de cuyos resabios nos intentamos deshacer hoy en día. Como bien explica para ABC.es
el profesor José Antonio Aldrey “Ha servido, no sé sabe muy si intencionadamente o no, para dar una sensación de centralidad europea y norteamericana, por dar un mayor tamaño del que realmente tienen (…) Creo que hubo una inercia, una inercia que en definitiva favorecía los intereses de las potencias dominantes del momento, que les agradaba y les agrada. Son los países más visibles, más grandes»,

Pero hoy en día, no cuestionarla es igual a seguir reproduciendo un error que no tiene ninguna relación con la realidad. ¿Porque no considerar algunas alternativas?

Otro mundo es posible

Aún siendo la más aceptada, la proyección Mercator no es la única. Hubieron otras personas que propusieron modelos alternativos que subsanan los errores del mapa hegemónico. La proyección de Gall Peters, surgida en 1856, intenta deslindarse de aquella visión eurocentrista representando las dimensiones reales de los países, aunque modificando formas y distancias.

Proyeccion Gall Peters

Proyeccion Gall Peters

Esta proyección tiene muchos detractores que afirman que carece de rigor científico. Se considera que su enfoque es más ideológico que técnico al observar un estiramiento irreal de las formas. En la actualidad existen más de cuatrocientas proyecciones, entre las más reconocidas las de Bonne, Mollweide, Goode, Sinusoidal, Robinson, Van der Grinten y Eckert . A pesar de que ninguna proyección del mundo es cien por ciento fidedigna, la aceptación de una u otra implica una elección con consecuencias.

Dar vuelta al Mundo

Cuestionar lo “natural”, lo obvio , lo que tenemos en frente de nuestras narices me parece una buena forma de empezar a cambiar las cosas. En el espacio no existen “arribas” ni «“abajos” por eso no se explica tampoco que en el mapa nosotros estemos al sur y los más poderosos al norte. Joaquin Torres García lo supo bien. Y Quino lo pudo explicar mejor, a veces una imagen dice mucho más que casi ochocientos caractereres .

Quino lo explica mejor

Quino lo explica mejor

Redes Social