Quiero contarles, sumando mi experiencia y la de otros viajeros, sobre una forma de hospedaje diferente. ¿Qué pasa cuando uno quiere viajar pero no tiene el dinero que imagina necesario para hacerlo?

Hoy me enfocaré en donde dormir cuando se está viajando y no se tiene dinero.

Hospitalidad viajera: Couch Surfing y Hospitality Club

Couchsurfing y Hospitality club son sitios de intercambio de hospedaje reconocidos mundialmente entre viajeros. Se trata de una red social donde cada integrante se ofrece a brindar un lugar donde dormir. También pueden acompañarte en una vuelta por su ciudad o al menos brindarte ayuda cuando estés allí de visita. Las páginas se basan en un sistema de referencias. A partir de haber conocido a la otra persona y por eso quizás sea más difícil conseguir hospedaje al principio.

Un buen consejo es completar lo más posible el perfil antes de salir de viaje. De esta manera nuestro posible anfitrión sabe más de nosotros. Además del ahorrar dinero, uno puede experimentar el intercambio cultural que no permiten otras formas de hospedaje. Así que esto no se trata meramente de “no pagar hospedaje” existe toda una ideología de hospitalidad al respecto. La desventaja de esta opción es la imposibilidad de planificación cuando uno viaja sin un itinerario fijo. De este modo resulta difícil planificar y citarse con cualquier host.

 

Ahora pasemos a opciones un poco más “aventureras”

Leyendo y releyendo foros acerca del tema, encontré gente que viaja con mínimas preocupaciones monetarias. Por ahora solo me ocuparé de “donde duermen”. Alguien decía por ahí que el mayor desperdicio de dinero es en alojamiento y preguntaba : “¿Porque pagar si puedes acostarte gratis casi en todos lados?”. Hay lugares donde es posible dormir gratis. Por ejemplo playas y puestos de salvavidas, debajo de árboles, aeropuertos. También estaciones de buses o trenes, calles y rutas, barcos, debajo de puentes, jardines, playas, torres, edificios en construcción o entre edificios. Los puestos policiales, Iglesias y bomberos suelen ser anfitriones recurrentes.

Si llevas una carpa, simplemente encuentra un lugar, donde nadie ande caminando, arma tu carpa y duerme. Es normal sentir miedo a que te roben. En ese caso puedes encontrar un lugar bien tarde (cuando ya este oscuro) y levantarte muy temprano en la mañana. Luego de un par de semanas sabrás cuales lugares son mejores.

Algunos viajeros desaconsejan los parques para dormir. Dicen que es la opción más peligrosa. Un buen consejo es asegurarte de que tu mochila quede atada a tu bolsa de dormir o colchón improvisado de alguna manera. Puedes vaciar la funda de su bolsa de dormir, poner un buzo adentro y usarlo de almohada. Si alguien intenta arrebatarte la mochila, te despertaras rápido.

Haciendo dedo

Si tienes suficiente suerte, la misma gente que los levanto en la ruta haciendo dedo, les ofrecerá comida y hospedaje. Es más común de lo que se cree. ¡Pero a la suerte hay que ayudarla! También pueden tocar las puertas de la gente o de negocios y ofrecerles ayuda a cambio de comida y un lugar donde dormir. Iglesias, granjas y pubs estarán felices de recibir tu ayuda.

Mención aparte merece el famoso movimiento Squatting. En Argentina se traduce como “ocupa”. La práctica consiste en ocupar un espacio o edificio desocupado o abandonado, generalmente residencial.  Siendo que no te pertenece, no lo alquilas, ni tienes permiso explicito de usarlo. No es que haga una apología del delito, pero la propiedad privada no es un tema que nos concierna mucho.

Cualquier sugerencia, comentario, duda o pedido de hacer extensivo alguno de los puntos arriba tratados, ya saben cómo contactarme. En la próximo entrega les contaré un poco sobre cómo alimentarse con un presupuesto bajo o nulo.

Vos ya probaste alguna de estas opciones?

Gracias por leer!


Redes Social